Panameñas y Panameños:

A partir del día de mañana, Panamá será el escenario de una serie de encuentros hemisféricos y acontecimientos históricos, en el marco de la séptima VII Cumbre de las Américas, que reunirá en nuestro país a mandatarios, representantes de la sociedad civil, empresarios, académicos y jóvenes líderes de toda la región.

Desde hace 5 siglos, el istmo de Panamá ha servido como ruta de tránsito y punto de convergencia de las civilizaciones. Hoy, nuestro país sigue cumpliendo ese mismo rol y ratificamos nuestro compromiso de ser un Estado al servicio de nuestro pueblo y de la comunidad internacional y así lo vamos a ratificar durante la próxima Cumbre de las Américas.

Somos una Nación amante de la paz, comprometida con el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos. Hemos regresado nuestro país a una política exterior de diálogo y consenso, inherente a nuestra posición geográfica, a favor de la paz social, la unidad y el bienestar de todas las naciones.

En virtud de lo anterior, para Panamá es un gran honor ser anfitriones de la VII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas, un evento histórico que contará con la participación al más alto nivel de los 35 países de nuestro continente para dar inicio a una nueva etapa en las relaciones hemisféricas basadas en el respeto de los diferentes sistemas de gobierno y enfocadas en la solución de los problemas comunes que afectan a nuestros pueblos.

La presente Cumbre cuyo tema central es “Prosperidad con Equidad: El Desafío de la Cooperación en las Américas”, será precedida por una Cumbre Empresarial, el Primer Encuentro de Rectores, un Encuentro de la Sociedad Civil y un Foro de Jóvenes Líderes de la región, en aras de contribuir a la integración de nuestras naciones, a través del intercambio de mejores prácticas, la transferencia de conocimientos y el fortalecimiento de las relaciones a todos los niveles.

En virtud de lo anterior, se reafirma una vez más la importancia geográfica y estratégica de la República de Panamá en el concierto de las naciones.

Hace 189 años, el istmo de Panamá fue sede del Congreso Anfictiónico de naciones, donde el libertador Simón Bolívar sentó las bases para la unidad de los pueblos de América. Hoy al igual que en aquel entonces nuestro país abre sus puertas a los líderes del continente y vuelve a servir de puente para fijar las pautas de las relaciones entre los pueblos americanos y con los demás pueblos del mundo.

Además de ser anfitriones y protagonistas de estos acontecimientos históricos, la próxima Cumbre de las Américas nos ofrecerá una invaluable oportunidad para presentar al mundo entero el Panamá que somos: un pueblo noble, pacífico, sano y trabajador, dispuestos a servir a la región y al mundo.

La Séptima Cumbre de las Américas traerá además beneficios muy concretos para Panamá y nos permitirá exponer las ventajas competitivas que ofrece nuestro país para atraer nuevas inversiones y sedes regionales de empresas trasnacionales, que continúen generando oportunidades de empleos bien remunerados, crecimiento económico y prosperidad para todos los panameños. En el marco de la próxima Cumbre de las Américas nuestro país recibirá más 18,000 visitantes, lo que representará un impacto fuerte a la economía.

Esta Cumbre será resultado de un gran esfuerzo diplomático y del arduo trabajo realizado por miles de servidores públicos, panameños y panameñas que por más de 9 meses han trabajado de manera incansable para desarrollar las actividades de planificación, logística, seguridad y protocolo, así como el trabajo técnico requeridos, para asegurar que la Séptima Cumbre de las Américas sea todo un éxito.
A todos ellos y a los más de 5 mil hombres y mujeres de los estamentos de seguridad responsables de salvaguardar la seguridad de los mandatarios y las delegaciones oficiales: Les agradezco profundamente por su cuota de sacrificio, entrega y vocación de servir.

En nombre del Gobierno de Panamá, pido disculpas de antemano a toda la población y en particular, a los residentes de la ciudad de Panamá y San Miguelito, que pudieran verse afectados por las medidas adoptadas para asegurar el tránsito libre y seguro de los mandatarios, académicos, empresarios, representantes de la sociedad civil y delegaciones acreditadas.

Cabe destacar, que los actos que habrán de realizarse durante los próximos días con motivo de la Cumbre de las Américas no tienen la finalidad de exaltar a un grupo determinado o al gobierno que presido.

La Cumbre es de todos los panameños y es a la Nación panameña en su conjunto, a nuestra Patria, a la que vamos a honrar al recibir en nuestro hermoso país a los mandatarios y más altos representantes de todos los pueblos hermanos de nuestro continente. Durante los próximos días, los ojos del mundo entero estarán sobre nuestro país, por lo que es el momento de presentar lo mejor de Panamá a la comunidad internacional y a todas las personas que nos visitarán en el marco de la Cumbre.

Les invito a ser parte de la historia, a que unidos como una sola gran familia, vivamos con orgullo la Séptima Cumbre de las Américas en Panamá y demos lo mejor de cada uno de nosotros, para consolidar nuestro país como capital de las Américas, puente del mundo y corazón del universo.

Seamos buenos anfitriones y mostremos nuestra mejor cara para que quienes nos visiten y observen la Cumbre, a través de los medios de comunicación, tengan la oportunidad de conocer lo hermoso que es Panamá: “El país que une al mundo”.